Abusadas Videos porno

Puta ciega violada por intruso



Este video porno es sobre una ciega violada. A los violadores les gustan las mujeres vulnerables, las que no pueden defenderse, las que se resignen -una vez atrapadas- a ser penetradas violentamente por un macho con fuerza superior. Y una persona no vidente, un pedazo de hembra con tan hermoso cuerpo y tan enormes tetas como en este caso, es la presa ideal para esos malditos degenerados. Y este intruso lo sabe. Ya la tenía vigilada, sabía dónde vivía y todos sus horarios. Así que aquel día aciago, un fin de semana con poca gente en el vecindario que podría escuchar sus gritos, fue al ataque.

La cieguita no tenía ni idea de lo que le esperaba, pero ese día estaba cachonda. Tan cachonda que decidió hacer una pausa en su día para masturbarse con mucho gustito, para frotarse su coñito hasta acabar como una cerda. En eso estaba cuando, de repente, escuchó unos ruidos provenientes de la puerta de entrada. Era el intruso ingresando en su hogar, pero a ella -por su condición de no vidente- le fue imposible detectarlo, así que prosiguió con lo suyo: cepillar su vagina para alcanzar el orgasmo.

Tan metida en su paja estaba la puta ciega, que cuando el intruso se puso a sus espaldas para verla tocarse, ni siquiera la notó. Tampoco notó cuando el violador sacó su verga y comenzó a masturbarse al compás de su cepillada. Pero suficiente fue suficiente, y cuando el intruso se hartó del juego, fue al ataque. Le puso su gran polla cerca de la cara y ahí fue cuando la ciega supo que alguien estaba allí con ella y se paralizó del terror.

El horror en su víctima, como es lógico, excitó todavía más al violador, quien la tomó por los pelos y le dijo, muy claramente, lo que se proponía hacer. “Te voy a follar, putita. Te voy a follar y te vas a quedar quietita, obedeciendo cada orden, o te juro que lo vas a lamentar.” La ciega violada, entonces, aterrada por su integridad física, le pidió piedad, le pidió que la dejara, pero el tipo no pensaba hacer nada de eso. Forzándola, entonces, la obligó a que se metiera su pija bien metida en su boca, atrangantó a la ciega violada con su gran miembro erecto. La víctima, sin poder creerlo todavía, se resistió como pudo, pero nada le sirvió. Fue arrasada por la verga del intruso, que penetraba su boca con violencia y pasión.

La cosa no quedó allí, la ciega luego fue violada vaginalmente y culeada por el ano, sin merced. Penetrada, abusada, vulnerada en cada uno de sus agujeros de carne, explorada sin piedad ni consentimiento, usada como un juguete sexual que no tenía manera de defenderse. Y, al final, a la ciega le acaban bien en la cara. Le llenan el rostro de lefa caliente, lefa producto de su propia violación. Satisfecho, el violador la deja desnuda en el medio de la sala, llena de semen en todo su cuerpo, repleta de jugos sexuales. Ella, pobre, queda de rodillas, todavía shockeada por lo que acababa de ocurrir, llorando por cómo había sido abusada y usada, indefensa antes otro posible ataque.

Deja un comentario

RTA Restricted
Powered by: Wordpress